Depósitos con aportaciones mínimas muy exigentes

Depósitos con aportaciones mínimas muy exigentes

depósitos

Si bien una de las ventajas de los depósitos a plazo es que son muy asequibles para todos los ahorradores, porque cuentan con unas aportaciones mínimas muy fáciles de asimilar, desde solamente 500 euros, y a través de un producto bancario exento de riesgos. No menos cierto, es que hay habilitados otras imposiciones más exigentes.

Requieren de unas aportaciones por encima de 50.000 euros, y por lo tanto, dirigidas a una parte minoritaria de la clientela. No son excesivos los productos que guardan esta característica, limitándose a unas cuentas propuestas puntuales que satisfacen la demanda de los clientes con mayor capacidad de ahorro.

Desde esta perspectiva, cumple con una función dentro del sistema bancario, que no es otra   que ampliar la oferta en cuanto a sus aportaciones, y en este caso a las máximas que son generadas por el mercado bancario. Y que en cualquier caso, están vedadas a las economías más vulnerables.

Son imposiciones a plazo que importan las mismas características que las restantes, en cuanto a plazos y funcionamiento. Y su principal diferencia reside en que los tipos de interés que aplican son ligeramente superiores, en torno a unas cuantas décimas por encima de los otros productos. Con lo que el ahorro se incrementa por encima de la media de los depósitos.

También se caracterizan porque no son renovables a su vencimiento, y habrá que optar de nuevo por alguno de estos modelos para seguir gozando de sus ventajas. Y con la ventaja adicional que el máximo permitido para suscribirlos es más elevado que en cualquier otra propuesta para el ahorro. Dentro de las aportaciones que vienen desarrollando en los últimos años.

La rentabilidad media actual queda establecida en un rango que se desarrolla desde el 0,50% al 1,25%, y dentro de los márgenes generados como consecuencia de la decisión del banco central europeo de abaratar el dinero. Y que ha propiciado la bajada de rentabilidad de estos productos bancarios, que raramente sobrepasan el 1%, penalizando el ahorro de los depositantes.

Sin Comentarios

Deja tu comentario


*