No más superdepósitos

No más superdepósitos

ahorro

La popularidad de los superdepósitos ha desaparecido por completo, en donde las rentabilidades que ofrecían en el pasado son ya parte de la historia, reciente, pero historia al fin y al cabo. Ya no volverán a ofrecerse con tipos de interés muy altos, en torno al 5% o 7%, y como fórmula para atraer el dinero de la competencia, o lo que es lo mismo, de los nuevos clientes.

Ya han pasado a mejor vida estos productos que tanto gustaron a los clientes bancarios por las suculentas rentabilidades concedían a sus titulares. En la actualidad pueden encontrase imposiciones a plazo con mayor o menor remuneración, pero en cualquier caso sin llegar a los niveles de acumulación de aquellos productos.

Es una de las consecuencias directas de la decisión del banco emisor europeo de abaratar el precio dinero a través de la rebaja continuada de los intereses monetarios. Y que se han desplazado inmediatamente a estos productos destinados para el ahorro de forma urgente y rápida, para desesperación de la gran mayoría de los ahorradores.

A partir de ahora tendrán que dirigirse a otros productos para hacer crecer sus patrimonios. Bien en formato de fondos de inversión de renta fija o monetarios, o por medio de la contratación directa de deuda pública del estado, en sus diferentes modalidades: bonos, letras y obligaciones.

Y de forma más agresiva, asumiendo más riesgos, en los productos procedentes de la renta variable, bien con fondos de inversión o en la compra y venta de acciones en los mercados bursátiles. Esta tendencia ayudará a mejorar las rentabilidades, pero también pondrán en mayor riesgo las aportaciones invertidas.

También quedará como último recurso acudir a fondos de inversión de gestión alternativa, que operan en cualquier activo financiero: divisas, materias primas, mercados financieros y otros que puedan dar señales de compra para los gestores de estos productos. Necesitando de criterios más objetivos para ser desarrollados por los pequeños y medianos inversores.

Pero en cualquier caso, no habrá más remedio que decir un adiós definitivo a los que hasta hace pocos meses eran los superdepósitos.

 

Sin Comentarios

Deja tu comentario


*