Bloguero invisible 2012: ya tengo mi regalo :)

¡Hola! voy un poco a contrarreloj porque tengo que seguir con los estudios pero antes de que sea muy tarde quería contaros que ya he recibido ayer 8 de enero mi regalazo de El bloguero invisible organizado estupendamente por Kayena de Negro sobre blanco
Ha sido una experiencia cargada de ilusión. Me lo he pasado fenomenal con los nervios de la espera, la intriga, los preparativos de mandar mi regalito y cotillear sobre los libros que le han ido llegando a los demás y decir, ¡ah pues ese no me toca!… aunque era imposible adivinar o intuir con tantísimos [email protected] apuntados… y también los carteros se han hecho de rogar pero la espera ha merecido la pena.

Por mi parte, mi bloguera invisible ha resultado ser Cay Oncena de Ciao.es que no tenía el placer de conocerla y ahora me quiero dirigir a ella. Desde aquí te quiero dar las gracias por prepararme un paquete tan cuidado y tan mono, tal vez no se aprecie en las fotos pero el papel reciclado es genial y esos dobleces que le hiciste me parecieron super originales. Y la tarjeta, con estrellitas y todo. Me ha encantado también su interior ya que me has escrito muchas cositas y he podido saber de ti y las cosas que tenemos en común. Gracias por los detalles.

Y el libro, antes de abrirlo mientras hacia las fotos, por la forma, tamaño, peso… ya andaba intentando imaginar de qué editorial podría ser o qué título pero no llegué a nada… fue divertido y emocionante así que cuando vi que se trataba de  El hombre de mi vida de Vázquez Montalbán me llevé una alegría muy grande, no me lo esperaba y me ha venido perfecto porque me gusta mucho la novela negra y era un autor que tenía pendiente de leer pero nunca me había lanzado. Lo leeré con ganas y ya estoy al día de por dónde van los tiros, sobre Charo, Pepe Carvalho y demás personajes para disfrutar aún más de la lectura.

Además me ha mandado un marcapáginas muy bonito y junto a la tarjeta son de la Asociación de pintores con la boca y con el pie de Madrid y eso ha hecho que me guste más aún, ¡gracias por todo!.

También, por último pero no menos importante, quiero dar las gracias a Kayena que lo has preparado todo enormemente bien y me consta que te ha llevado mucho tiempo y es una responsabilidad muy grande. Gracias por llevar adelante la idea ¡¡y atreverte con tantos [email protected] esperando sus libros!!. Creo que por lo que he podido leer ha salido todo genial y te felicito.
Y bueno, ya estoy tranquila porque ya sé también que mi libro llegó. Carla, gracias por mandarme el e-mail para avisarme, te ha llegado el mismo día que a mí el mio. Casualidades de la vida. Ya te dije que me alegró y sorprendió a la vez que me tocaras.
Como a Carla ya le he contado mi experiencia con Correos ¡¡por encima!! ahora os cuento a todos la anécdota de que fue un caos porque el día 31 estaban todas las oficinas cerradas menos una, por los recortes, y en la cola pasó de todo, vamos, para escribir un libro. Tres horas y pico un día normal no pasa nada pero un 31 con los nervios y prisas del personal… un show… muchos abandonaban (por suerte para mi) y conocí a muchos vecinos de cola. Una mujer, muy pero que muy alta, me contó el menú de nochevieja que se iba a zampar, otra que le había prometido al marido lentejas al mediodía y que no se las iba a poder poner, otra con mascarilla puesta sus problemas de alergia y que era de Tokio, otra su vida de pareja y luego llegó él que era un perla y se puso a cantar ¡¡villancicos!! con palmas y todo, luego un chico contó los problemas con su novia y que esa noche no iba a salir, otra que era de Galicia y que eran sus primeras navidades fuera y otro por lo visto ligando con una mulata que luego resultó ser prostituta (¡¡y a mi qué!!) según la que se iba a comer el menú de nochevieja… vamos, tenía ya la cabeza como un bombo pero por la noche lo conté y me harté de reír … finalmente me atendieron sobre las 16.00, me tocó una chica de Correos con un humor de perros supongo que por las broncas que le fueron montando por el colapso… entre otras cosas me dijo que no me podía mandar el paquete si no tenía el dni del destinatario pero todo quedó en una anécdota, ya que me vería la cara blanca que se me quedaría o yo que sé… porque me puse de los nervios… el caso es que le puso datos y pegatinas por todos lados o eso me pareció ver mientras rellenaba un papel y, bueno, me dijo que era un día muy complicado y después de un rato me lo dio por válido. ¡Olé ahí el espíritu navideño que acaba saliendo!.
Bueno,  las cosas del directo pero no por eso se me quitan las ganas de que en diciembre de 2013 si hay tercer año de bloguero invisible, repito.

Y nada, esto es todo.

Muchos besos y ¡qué disfruten mucho de los libros recibidos, compañeros de experiencia!.

Y a los que no se apuntaron, que se apunten el próximo año que merece la pena… aunque si somos + a Kayena habrá que «mandarla» luego a un balneario o algo así.

marcando página